Primavera.

< >

Después de los nublados de la semana pasada el monte está aún más bonito. Los cerezos madurando, algunos con los frutos ya en sazón brillan al sol como gemas preciosas. Las regateras siguen bajando llenas; se oye por la noche el sonido del Esperabán, la "mareína", un aire tibio del atardecer mece las ramas de los castaños casi en flor, y los olivos cargados de flores.

Añadir nuevo comentario