El agua y sus paisajes.

Por el camino de invierno que lleva a la Aldehuela se llega al puente que salva el río, allí están las ruinas de un viejo molino harinero. No deja de sorprender la habilidad de construcción, la sabiduría de esta "arquitectura sin arquitectos". Entre las ruinas la piedra de moler, las acequias que la impulsaban aún se conservan.

Añadir nuevo comentario