Por el antiguo camino de Castilla.

Recorrer esta antigua ruta que comunicaba las alquerías del Esperabán con las tierras castellanas de Salamanca es un verdadero placer. Un camino hecho piedra a piedra por los hombres que lo recorrían llevando sus piaras de cabras a los pastos de las vecinas tierras castellanas, dónde no les era permitido pernoctar, y que trasponían de nuevo las sierras al caer la tarde para pasar la noche en sus refugios de pizarra, cerca del arroyo el Paselito. Silencio y piedra, sonido de arroyo, buitres sobrevolando y el brezo coloreando las laderas.

Añadir nuevo comentario